Castillo de Alcaudete.

Es uno de los máximos ejemplos del poder que, en la Edad Media, alcanzó la Orden de Calatrava, a la que el Rey Fernando III El Santo encomendó la protección de la frontera occidental del reino de Jaén frente al reino nazarí de Granada.